Imprimir

El Hospital, que tiene en la Ciudadanía su centro y razón de ser, va desarrollando actuaciones en pro de una atención integral, buscando, en cada momento, la unión de una estancia confortable y acorde con los planes de seguridad del paciente. Y todo ello surge de la investigación de las áreas de mejora en todo lo relacionado con la calidad percibida por el usuario.

pulsera ident

Existen diferentes planes de actuación enfocados a satisfacer las necesidades de las personas que requieren de atención sanitaria, así como de sus familiares o acompañantes. Entre ellos, los de Dietas saludables, que se especifican en el apartado de Servicios Hosteleros a la Ciudadanía; el de Acogida de Enfermería o de Atención a la Ciudadanía, que puede verse en el Plan de Acogida al Paciente Hospitalizado; así como otros descritos a continuación:

Plan de Intimidad del Paciente: Es una obligación para los profesionales sanitarios y una necesidad para los usuarios de los servicios asistenciales 'El respeto a la intimidad y privacidad durante la asistencial sanitaria'. Por ello, y a fin de garantizarlo, los Hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío cuentan con el Plan de Intimidad del Paciente, que entre sus objetivos recoge todo lo relacionado con elementos estructurales y en concreto, con habitaciones de uso individual. Con independencia de aquellos procesos que requieran aislamiento por motivos clínicos, la utilización individual de habitaciones fomenta un mayor grado de privacidad e intimidad para el enfermo y sus acompañantes, especialmente en puérperas y pacientes terminales o de extrema gravedad.

Este plan recoge otros protocolos como son el de habitaciones individuales para menores de 14 años, de precauciones estándar y aislamientos, de aislamiento protector, control de infecciones en niños hospitalizados, precauciones de contacto y de la Unidad de Neonatología.

El Plan de Visita Responsable permite que haya un espacio lo más cómodo, seguro y respetuoso posible para los pacientes que se encuentren ingresados.

En el año 2013 se consolidó el plan de acompañamiento y visita para los HUVM-VR, con el que se pretendía fomentar la corresponsabilidad de la ciudadanía en el uso y acceso a los centros. En 2015 este plan se ha ido perfilando y ya está intaurado el nuevo Plan de Visita responsable, con el que se ha continuado en 2016.

Recibir y realizar visitas es un derecho y una necesidad de usuarios, pero es preciso ordenar la estancia de los visitantes con la finalidad de garantizar el descanso, la tranquilidad, la seguridad, la intimidad y el confort del paciente, así como el normal desarrollo de la atención sanitaria.

En el Régimen de Visitas de los HUVM-VR se establecen, entre otros, las tarjetas identificativas, los controles de acceso, el número de acompañantes y los horarios de visitas. 

El Plan de Autoprotección del centro está contemplado para cualquier siniestro que pudiera producirse, así como el de Niveles 0 Bajo Cámara, que proporciona seguridad al espacio. Todos los procedimientos de seguridad están protocolizados con instrucciones operativas.

La seguridad del paciente en las instalaciones hospitalarias es otro tema que se aborda desde la comunicación dirigida a la ciudadanía a través de carteles informativos, como el de la protección contra incendios, salidas de emergencia y planos de evacuación.

La realización de simulacros es otra de las acciones que se llevan a cabo periódicamente para asegurar el buen funcionamiento de la evacuación en caso necesario.

Es también un tema a tener en cuenta la información sobre espacios que albergan materiales comprometidos, como las salas donde puedan producirse radiaciones, que están informadas con los niveles de peligrosidad.

En los centros y en las unidades de gestión clínica se identifican y evalúan las buenas prácticas en la prevención de riesgos relacionado con las infraestructuras, los dispositivos clínicos y los equipos médicos.

A través de las herramientas existentes en el Servicio de Atención Ciudadana, como las sugerencias, quejas y reclamaciones, los usuarios, tanto pacientes como familiares, pueden hacer constar cualquier incidencia que observen durante su paso por el Hospital. Las paredes de todos los centros que comprenden los dos grandes espacios hospitalarios contienen las Cartas de Derechos y Deberes, donde se recoge la legislación vigente de forma clara y sencilla, en siete idiomas, lo que facilita una convivencia en el respeto.

Todo esto, junto a los que los propios profesionales detectan, hace que se pueda mejorar día a día y abordar cada uno de esos pequeños detalles, ese Plan de las pequeñas cosas que hacen que la estancia sea más llevadera y confortable.

Por último, y dentro del Plan de Mejoras, hay que citar el buen funcionamiento y satisfacción de la ciudadanía ante las incorporaciones realizadas en 2014 y 2015, como el Hospital de Madres en la cuarta planta del centro hospitalario Virgen Macarena, facilitándoles la estancia a todas aquellas mujeres que tengan ingresados a lactantes y no puedan permanecer con ellos en una habitación, o el equipamiento en la primera planta de Coronarias del mismo centro hospitalario, o el de la zona de UCI Pediátrica del Hospital Virgen del Rocío, así como el de Radioterapia, Uronefrología, Fisioterapia o la Unidad de Día Oncológica, así como el Hospital de Madres de Virgen del Rocío.